SEMILLAS DE CÁÑAMO

2 MAYO

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Lino, sésamo, chía y ahora ¡cáñamo! Sumamos otro tipo de semillas a nuestra lista :).

Las semillas de cáñamo son una gran fuente de proteína vegetal natural. Crecen en plantas que no necesitan mucho para crecer: poca agua y ¡¡nada de pesticidas!! Fantástico, ¿no? Sin embargo, en los últimos tiempos han pasado totalmente desapercibidas en nuestras cocinas. Y es una lástima. Probad a comprarlas e introducirlas en vuestra dieta de cada día. Además de beneficiar a vuestra salud, serán un complemento estupendo de vuestros platos: ¡no veáis lo riquísimas que están!

Vayamos más allá y desgranemos sus propiedades. El cáñamo contiene:

  • Aminoácidos esenciales.
  • Calcio, hierro y fósforo.
  • Omega 3 y omega 6: estimulan a nuestro sistema inmune y combaten la inflamación.
  • Proteínas: equiparables a las de las legumbres. ¿La ventaja del cáñamo frente a las legumbres? Pues que las semillas de cáñamo son muchísimo más digestivas.
  • Vitamina A y vitamina E: hacen que el cáñamo actúe como un antioxidante ejemplar capaz de solventar el daño de los radicales libres sobre nuestras células y capaz de luchar contra el envejecimiento celular.
  • Fibra: previenen el estreñimiento.

Por todo esto, podemos afirmar que las semillas de cáñamo son un aliado estupendo frente al cáncer y frente a enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo las podemos consumir?

Como siempre, nuestro apunte estrella para sacar su máximo beneficio: crudas y molidas. Al igual que el resto de semillas, si las cocinamos o no las trituramos, perderemos muchas de sus propiedades en el camino. Moledlas cada tres o cuatro días y para conservarlas, guardadlas en un bote de cristal en la nevera. (Aunque parece ser que congeladas también se conservan estupendamente 😉 ). Añadidlas a vuestras ensaladas, pastas, tostadas, cremas, batidos, zumos etc.

Sin embargo, la textura y la consistencia tan especial del cáñamo las torna la mar de versátiles y, si nos las trituramos, podemos:

  • Añadirlas enteras a galletas o panes.
  • Germinarlas. Conseguiremos aumentar sus nutrientes.
  • Utilizarlas como harina para bizcochos, pizzas, empanadas…

Como veis, no hay excusa para no introducirlas en nuestra dieta de un modo u otro. Si estáis sanos os ayudarán a manteneros tal cual. Si padecéis cáncer, pueden ser un arma estupenda que contribuya a darle jaque.

¡Venga caminantes, sigamos sumando juntos en este camino!

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “SEMILLAS DE CÁÑAMO

  1. Hola Mayte! Nos alegra mucho saber que esta información te está sirviendo de ayuda. Es un gran aliento y consuelo para nosotras ver que verdaderamente os estamos ayudando. Ánimo caminante, aquí seguiremos…. y gracias, de corazón, a ti!!! Un abrazo.

    Me gusta

  2. Pingback: LA PIMIENTA NEGRA | Jaque al Cáncer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s