CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

Cuando aquella semana del mes de marzo se empezó a parar la vida en nuestro país, una servidora nunca imaginó lo que seguiría a aquel parón. Recuerdo estar el 12 de marzo conversando con dos buenas amigas y arreglando el mundo sentenciando las tres “nada, vamos a estar así hasta Semana Santa y ya…” Nada más lejos de la realidad.

Con la llegada de septiembre me asomo de nuevo por el blog tras muchos meses de ausencia por aquí. Y lo hago con la sensación de estar viviendo otra vida, una vida de esas de película. Y es que ahora sí, podemos decir, que nuestra realidad ha superado la ficción.

El bucle de la pandemia está trayendo muchas consecuencias.

Económicas y profesionales. Tengo amigas que se han quedado sin trabajo por ejemplo. Sociales. Creo que los más mayores y los más pequeños son quienes más están sufriendo a este respecto. Sanitarias. ¡Ay la salud! 😦 La salud por culpa del Covid como causa directa y la salud por culpa del Covid como causa indirecta. La gente fallece, de Covid, pero no solo de Covid y la gente se enferma, de Covid, pero no solo de Covid. En esta nueva vida el resto de enfermedades siguen vivitas y coleando. Llámense depresiones, infartos o cánceres. Por esto, debe ser prioritario que los centros de salud retomen su ritmo y cadencia. Con otras normas y otras precauciones, desde luego, pero han de estar ahí para salvaguardar la salud de todos. Y también, las pruebas en hospitales han de reanudarse definitivamente e ingeniárnoslas para que no se paren. Porque en esos parones se nos puede ir la vida…

Y así introduzco la historia de Olatz Vázquez. Una historia que ya fluye en redes sociales y en periódicos nacionales. Y una historia de la que me he querido hacer eco… importante es que todos seamos conscientes de esto…

Oltaz tiene 26 años y desde junio sabe que tiene cáncer. Un cáncer gástrico en estadio IV. Un cáncer gástrico que no se detectó a tiempo. Por causa del Covid. Y por alguna otra (insólita) causa. Os dejo el link al artículo que ella misma escribió para El Confidencial. Cree que contar al mundo su historia puede ayudar a otras personas. Yo no puedo estar más de acuerdo. Ni más agradecida por ello. Ya lo sabéis, todo suma…

Os animo mucho a que la leáis. Y a que compartáis.

https://www.elconfidencial.com/espana/2020-08-27/testimonio-olatz-vazquez-diagnosticado-tarde-cancer-culpa-coronavirus_2726163/

Gracias y, por cierto caminantes,

¡estoy encantada de volver a veros por aquí!

#masinvestigacionparamasvida

COLLAGE3

Hoy vuelvo formalmente por aquí. A mi querido blog. Después de la ausencia del verano y de re-comenzar rutinas y nuevo curso escolar. Y lo hago, la verdad sea dicha, por la puerta grande…

Reconozco que cuando esta andadura de Jaque al cáncer comenzó muy poco énfasis le daba al tema investigación. Y no porque no pensara que fuera importante y necesaria, sino porque me centraba en otros temas que a priori me parecían más relevantes. A medida que el tiempo ha ido transcurriendo me he ido dando cuenta de que la investigación nos necesita a todos en todo momento. Su relevancia es primordial y la necesitamos, quizás, más que nunca. Creo que es un deber social y mundial que se investigue, mucho y bien. Desgraciadamente parece que la cosa está difícil y que nuestra investigación e investigadores actuales y futuros, necesitan más apoyo y fuerza que nunca.

Este artículo expone precisamente todo esto. Ha sido publicado en una semana en la que se celebró el día mundial de investigación contra el cáncer y en un mes de concienciación contra el cáncer infantil, y se centra en España y en nuestra investigación presente y futura contra el cáncer. Y nos da cifras y datos poco positivos. Y, por lo menos a mí, estos datos me hacen temblar… no de emoción, sino de miedo…

https://elpais.com/elpais/2019/09/23/ciencia/1569250051_821123.html

Caminantes, aunque estamos ante un problemón cuya solución real no depende de los ciudadanos de a pie, sí que es cierto que nosotros, cada uno de manera individual, podemos ir ayudando a sumar pequeños granos de arena de infinidad de maneras. No serán la solución final, claro que no, pero ayudarán a que la envergadura del problema disminuya. Siempre lo digo, todo suma y todo ayuda, y esta cuestión, ¡no es la excepción!

¿Ideas para sumaros a este carro pro-investigación? Aquí os dejo algunas, seguro que se me quedan en el tintero muchas otras interesantes. Podéis colaborar con ellas de infinidad de modos. Echadle un vistazo a sus webs y veréis:

***En Jaque al cáncer aún tenemos tote bags de algodón ecológico a la venta a favor de este proyecto en concreto: https://elsuenodevicky.com/campaigns/iii-fase-del-proyecto-de-investigacion-inmunoviroterapia-en-el-cima-navarra/

Con el corazón en la mano os digo que os animéis a formar parte de alguna causa. No desestiméis vuestras ayudas, por pequeñas que sean, por insignificantes que parezcan… Si todos nos lanzamos, podemos convertir esos granos de arena en pelotas gigantes de arena.

La magia, hasta para esto, está siempre en cada uno de nosotros.

Oh yeah.