HEIDI A CORAZÓN ABIERTO

HEIDI

Estrenamos invitada en Jaque. Y como siempre, ¡no es una invitada cualquiera! Os doy algunas pistas: tiene 43 años, 3 peques, cáncer de mama metastásico y unas ganas locas de vivir. ¡Sí! Heidi, o @heiheise como la conocemos en Instagram, irrumpe hoy por aquí y nos deja boquiabiertos con su historia de subidas y bajadas. Y es que, compaginar un embarazo gemelar con un cáncer de mama no es pan comido… y esto caminantes, solo es el comienzo de la historia.

Heidi, gracias por abrirnos las puertas de tu corazón y por traernos hoy a Jaque una nueva lección de vida, llena de coraje, fuerza y generosidad. Ojalá y tu actitud incesantemente luchadora, pero también honesta cuando el miedo y los días menos llevaderos afloran, ayuden a quien lo pudiera necesitar. Desde Jaque te mandamos grandes dosis de energía de la buena y un abrazo cargadito de ánimo y de cariño.

Caminantes, Heidi nos habla de hilos que a veces parece que se rompen, de días ganados y de un deseo ferviente de que un día “algo” detenga “esto”. Y “esto” es cáncer de mama metastásico. Ese cáncer que pese a latir con fuerza, está un poco olvidado. Quizás, porque es muy duro pensar en ello. Pero debemos saber que existe y debemos ser conscientes de que a muchas mujeres les ha tocado y que, de momento, aunque sea muy fuerte decirlo, no tienen cura…

(Si os apetece contribuir de algún modo con la causa del cáncer de mama metastásico, aquí tenéis el link a su web )

Sin más preámbulos, ¡os dejo con Heidi!

Sigue leyendo

Anuncios

TINTE NATURAL

barros

Foto @slowandchic

Hace algunas semanas os enseñaba la mini coleta que había conseguido donar y os contaba que tenía un pequeño problema con mis canas (no tanto de cantidad, sino de velocidad, jeje, ¡son como Rayo McQueen en sus mejores épocas, aparecen a la velocidad del rayo!). Y os vaticinaba un post sobre un tinte diferente que estaba probando. Pues allá vamos. Os pongo en antecedentes primero.

Hasta hace algún tiempo me teñía una vez al mes. Sabía de antemano, que, como un reloj, debía hacer visita puntual a la peluquería. Y todo iba bien…

Por si os lo estáis preguntando, la respuesta es sí: me teñía con un tinte químico. Supuestamente, era un tinte de calidad y, por tanto, menos agresivo, o así me lo dijeron en la peluquería… De hecho, era bastante carete, y, parece que, en tintes químicos, como en muchas otras cosas, la calidad va casi siempre de la mano de su coste. (Debemos destacar además que en la actualidad hay muchos avances en este campo y, los tintes de ahora nada tienen que ver con aquellos tintes atiborrados de amoniacos poco controlados de antaño).

El caso es que, pese a que sabía que no me estaba echando el peor tinte del mercado, eran químicos que una vez al mes acechaban la piel de mi cabeza, para, ipso facto, pasar al sistema linfático y al torrente sanguíneo y alterar ya de paso el PH de mi cuero cabelludo.

Y así, cada vez que salía de la peluquería me decía a mi misma que, no debía seguir echándome tintes una vez al mes, porque, pese a los avances, hay evidencia científica clara que asocia el uso de tintes químicos con la aparición de linfomas, leucemias y cánceres de mama principalmente. Sigue leyendo

Recordando invitados: 5 GRANDES SIN PELOS EN LA LENGUA

recordando invitados 5 grandes sin pelos en la lengua

Leo y releo este post y siempre llego a la misma conclusión: es un post que vale su peso en oro. Y no precisamente por el trabajo de Jaque, sino por el trabajo y el desparpajo detrás de estas 5 Grandes sin pelos en la lengua. No cualquiera se presta a desnudarse de esta manera. No cualquiera se presta a desvelar cosas tan íntimas. Y no cualquiera tiene gestos así de manera desinteresada y altruista. Estas 5 chicas fueron la mar de generosas y la mar de empáticas. Si dudaron participar, en Jaque no nos enteramos… Su respuesta fue Sí a la propuesta y a por todas fueron.

En una semana marcada por ese furor mediático que viene de la mano de “El día de…” -ya sabéis que yo no soy de “días de…” pues todos los días lo son, o deberían serlo…- viene bien releer este post o leerlo por primera vez para 1) ser conscientes de TODO lo que un cáncer conlleva o para 2) quizás, si tengo o he tenido cáncer, poner en práctica algo de lo que estas chicas nos cuentan o, al menos, sentirme identificad@ y, por tanto, menos sol@.

Caminantes, ¿el deseo sexual se queda en el fondo del armario cuándo el cáncer hace acto de aparición? Caminantes, ¿es fácil enfrentarte a noches de pasión cuando te sientes insegura porque ya no tienes una de tus mamas, o, las dos? Caminantes, ¿será necesaria la ayuda de algún profesional para afrontar esto? Caminantes, ¿vuestra pareja estará igual de asustada? Caminantes, ¿será la comunicación clave en momentos así?

Todo esto y mucho más aquí:

https://jaquealcancer.com/2017/10/19/5-grandes-sin-pelos-en-la-lengua/

Y antes de despedirme y desearos un buen ecuador de semana, tengo que sí o sí hacer referencia a Ari. La última Grande sin pelos en la lengua. Ari brilla en el cielo desde hace un par de semanas. Y no sabéis como lo siento. El otro día contaba esto y alguna cosa más en el Instagram de Jaque… Y creo que volver a recordarla es nuestro mayor homenaje, porque como dice Mary Poppins en su regreso, hay cosas que, aunque no veas, nunca se pierden.

“(…) Ari era honesta y valiente también, y no tenía pelos en la lengua. Así la vimos en aquella colaboración que, en breve, recordaremos. Su eterna sonrisa y buen humor y sus infinitas ganas de vivir traspasaban su cuenta de Instagram. Leerla era una incesante y formidable lección de vida (…)”

Gracias y mil veces gracias Ari por tanto que nos diste. Hasta siempre.

LA (NO) PERFECCIÓN DE LAS COSAS Y DE LAS PERSONAS

la perfección del aguacate

Foto Nora Zubia @slowandchic

¿Otra vez un post sobre el aguacate y sus grasas buenas y lo mucho qué puede hacer por nuestra salud si lo consumimos de manera habitual?

No, no, no… Repetir contenidos no entra en los planes de Jaque 😉…

El post de hoy anhela ir más allá. Y hablar sobre la perfección. O, más bien, sobre la no perfección. La del aguacate, por ejemplo. O, la de las personas…

Y es que, considero que, no existe la perfección en nada ni en nadie. Partiendo de la base de que todos somos distintos y no a todos nos gusta lo mismo. Ni todos pensamos igual. Ni todos creemos en las mismas cosas. Ante esto, no hay argumento posible que justifique el concepto de perfección…

¿Y por qué hablar hoy sobre la (no) perfección?

Hace algunos días veía en Instagram como alguien lanzaba un mensaje que decía, de manera resumida, lo siguiente:

“(…) Mis hijos toman azúcar y beben leche de vaca (..) No soy perfecta (…)”.

Me impactaron mucho estas palabras. Y es que no creo que nadie que intente restringir el azúcar lo más posible a sus hijos o que haya decidido darles otro tipo de leche que no sea la de vaca, lo haya hecho con la intención de buscar la perfección. No creo que se trate de esto, ni muchísimo menos.

Imagino que, todo aquel que busca ir más allá en la alimentación de su familia, lo hace buscando invertir en su salud (como al que le gusta invertir en un buen colegio, por ejemplo) e intentando seguir un camino y unas pautas alimenticias en las que cree porque considera por un motivo o por otro que son las más adecuadas -que no perfectas- para ellos. Cree que somos lo que comemos, y por eso, sin más pretensiones, indaga sobre qué es lo que más le enriquece a su familia. Esto hace que no se quede con “lo de siempre”, con eso que en esta sociedad está “bien visto” y “es normal” que los niños coman…

¿Y sabéis una cosa? Esta búsqueda supone salir de tu zona de confort. Lo sé muy bien. Es más cómodo que tus niños desayunen leche de vaca con colacao, porque si vas a una cafetería lo tienen y, sobre todo, porque a los mismos niños les ahorrarías sentirse a veces bichos raros. Que a veces pasa… no entienden porque todo el mundo desayuna colacao con leche de vaca y galletas y porque ellos desayunan avena con leche vegetal y cacao puro. O no entienden porque como tentempié se tienen que llevar al cole una pieza de fruta en vez de un bollito. Y ahí entra tu desasosiego fuera de tu zona de confort. Y piensas -hay temporadas en que te lo planteas muchas veces- si merece la pena todo esto… Pero al final, tus principios para con su alimentación pesan más y entonces no sucumbes e intentas hacerlo lo mejor posible -¡¡qué no de manera perfecta!!- en base a tus creencias.

Así que, no. No a la perfección. Y si a la no perfección. Y si a que cada quien actúe en esta vida en base a sus principios, a sus valores, a sus ideas y a sus creencias (evidentemente, siempre y cuando no perjudiquemos a nadie). Y si al respeto. Al respeto de todas y cada una de estas ideas, creencias y valores. Tanto a tu idea de que tus hijos tomen azúcar y beban leche de vaca. Como a tu idea de lo contrario.

Y hasta que aquí el post de hoy caminantes.

Me despido deseándoos un miércoles escandalosamente bueno e imperfecto 😉. Y contándoos que tenéis DOS POR UNO en la tienda Jaque. O, dos por uno en la calle Moratín número 42 de Madrid (tienda física de Amapola Bio) para que, a los que os venga bien, os ahorréis gastos de envío. ¡Corred! ¡Quedan ya pocas unidades y van a volar con esta super promoción!

http://jaquealcancer.tictail.com/product/calendario-jaque-2019

PIM PAM PUM

pim pam pum

Foto NORA ZUBIA @slowandchic

PIM. PAM. PUM.

Tengo que escribir un post que cause impacto.

Tengo que escribir un post que siga animando a quien, aún no se haya animado, a que se haga con nuestro #calendariosolidario.

Tengo que escribir un post que convenza.

Tengo que escribir un post que nos ayude a que los 80 calendarios que nos quedan -que ni son muchos, pero tampoco son tan pocos como para que se empolven para siempre en una caja- vuelen a vuestras manos.

Y, voy a ser muy franca. No tengo ni idea de por donde empezar. Ni de qué decir ya.

Tengo miedo de aburriros y, lo que sería peor, de cansaros. Yo sé que seguís a Jaque no por un calendario, sino por otros muchos motivos. Y, claro, que semana sí, semana también os hable del “dichoso calendario” … ¿quizás os crispe los nervios? No lo sé.

El caso que, quien no arriesga, no gana. Y voy a correr el riesgo, apostando fuerte a que, si este post fuera una partida de cartas, esta resultaría ser esa última carta definitiva y ganadora. Vamos, que, dicho de otro modo, este post será el último de este estilo y causará impacto y os animará a…

  • comprar el calendario si aún no lo habéis hecho, o
  • a enseñarle a tu mejor amiga el calendario para darle envidia y que ella también se lo compre, o
  • a contarle a tu vecina que es enfermera “fíjate que maravilla tener un calendario en el que apuntar todas tus guardias”, o
  • a contarle a la prima de tu madre que empieza con quimio en unos días “que es fantástico tener un sitio en donde ir apuntando las quimios que ya has ido finiquitando”, o
  • a hacerle un regalo especial e inesperado a alguien para un bonito 2019, o
  • a compartir en vuestros grupos de whatsapp el asunto con mucha efusividad para que alguien se anime, o
  • a compartir en vuestro muro de Facebook o en vuestra cuenta de Instagram o de Twitter un mensaje animoso que diga lo chulo y solidario que es el calendario.

Pero… siempre hay un pero 😉 … ese pero que estoy segura es el pero más grande que os detiene…  ¡¡¡cuesta 10 euros!!! Y es que, como dice mi madre, “hija, no me extraña que a veces la gente no quiera pagar 10 euros por un calendario, mira lo que me acaban de regalar en esta tienda, un calendario para el 2019. Y gratis”. Sigue leyendo