TRUCOS EN LA COCINA I

20160804_trucoscocina_judias-1

Foto | Nora Zubia @slowandchic

No es fácil cambiar los hábitos alimenticios de una casa. Cuesta empezar y cuesta mantenerse. Lo hemos vivido. Lo estamos viviendo. ¿Los motivos? Unos cuantos. Analicemos dos:

Por un lado, todos queremos ser súper hombres o súper mujeres que hagan de todo y sirvan para todo. Nos enfrascamos en unos ritmos de vida vertiginosos que a veces no nos dejan hueco ni para respirar. La falta de tiempo para hacer esto y aquello es siempre nuestra tarea pendiente. Y al final, ¿a qué le solemos restar tiempo para llegar a todo? Pues muchísimas, muchísimas veces, a nuestra alimentación. Confesadlo: ¿cuántos de vosotros llegáis tan cansados a casa después de una intensa jornada qué con tal de no poneros a cocinar cenáis lo que sea?

Por otro lado, vivimos en una sociedad que nos lo pone muy difícil. Los medios, el entorno, las costumbres… No facilitan en absoluto dar el paso. ¿Vas a un cumple? Coca cola, gusanitos, nocilla, gominolas, etc. ¿Tienes invitados en casa? Les ofreces de aperitivo una coca cola o una cerveza con patatas fritas. ¿En la tele? Contad el número de anuncios dedicados al consumo de bollería. Luego contad el número de anuncios dedicados al consumo de fruta y verdura. ¿Resultado? ¡Cinco frente a cero! Y lo peor del caso es que si te sales de esta dinámica te ven como un bicho raro. ¿Y por qué demonios tiene qué ser así? ¿Por qué tengo que tener coca cola en mi casa por si viene alguien y le apetece tomarse una y en cambio cuando yo voy a casa de alguien nadie tiene un zumo natural qué ofrecerme?

Tras el análisis de estos dos motivos, centrémonos en el primero, que es la que vamos a tratar en el post de hoy.

Tal y como mencionamos más arriba, comer sano muchas veces quita tiempo. Nosotras antes comprábamos las magdalenas hechas, ahora, las hacemos. Nosotras antes tardábamos diez minutos en preparar las cenas, ahora, nos lleva una media de treinta minutos por lo menos. Por todo esto, los trucos en la cocina pueden venirnos de perlas. Para ahorrar tiempo, ideas e incluso en ocasiones dinero, y si nos apuráis, también a veces, ganar aún más en salud. Son trucos bien sencillos y lógicos, pero a veces, hasta que alguien no te los cuenta, no caes en ellos. De momento, compartimos con vosotros siete trucos muy puntuales que os pueden llevar a otras ideas: (y que estaremos encantadas de leer si os apetece compartirlas con nosotras)

  • Truco 1. Hacer bizcocho de calabacín + zumo calabacín del tirón. Tendré zumo -al que solo con añadirle zumo de una fruta estará listo- y aprovecharé la pulpa extraída del calabacín para hacer el bizcocho.
  • Truco 2. Cocer judías verdes para la comida de los niños. Guardar el agua de la cocción para cocer para la cena de esa noche mijo, arroz integral, quinoa
  • Truco 3. Cocer mayor cantidad de judías para que sobren. Con esas judías restantes hacer una ensalada rápida para que cenen los mayores (decimos los mayores, porque a nuestros peques de momento el “tema ensaladas” no les hace ninguna gracia).
  • Truco 4. Hacer pisto en bastante cantidad. Podemos congelar lo sobrante o bien reutilizarlo enseguida. Por ejemplo, el día que hacemos pisto como acompañamiento de una comida, hacemos más cantidad. Lo que sobra lo utilizamos al día siguiente para hacer una empanada de pisto para la cena.
  • Truco 5. Hacer brócoli al vapor una noche a la semana. Como los niños no lo toman tal cual, a ellos se lo introducimos en nuestra tortilla de brócoli y los adultos lo aderezamos un poco -con pimienta, AOVE y un poco de vinagre de manzana está de muerte- y así tal cual nos lo cenamos. ¡Salud para nuestro cuerpo!
  • Truco 6. Preparar calabaza. Pelarla, cortarla, lleva su tiempo. Aprovechadla ya para hacer varias versiones distintas de plato: una poca para una crema de verduras, otra poca para hacerla al horno (pimienta, AOVE, limón, cúrcuma y al horno en rodajas no muy gordas a fuego no muy alto un buen rato) y otra poca para hacer zumo y con su pulpa hacer bizcocho (el de calabacín puede hacerse con calabaza y queda igual de bien, aunque en este caso, nosotras no le ponemos cacao).
  • Truco 7. Cocer grandes cantidades de legumbres para luego tener almacenadas en botes/cajas de cristal en el congelador e ir sacando en días más apurados. Porque a veces da pereza ponerse a cocer legumbres por lo mucho que se tarda, porque a veces nos olvidamos de ponerlas en remojo la noche anterior…. Y así, con las legumbres ya cocidas son muchos los platos socorridos que podemos ir preparando.

Puede que si ya habéis comenzado vuestro camino esta información os resulte un tanto chorra. O puede que no. O puede que estéis apenas “aprendiendo a caminar” y esto os de otro empujón para comenzar verdaderamente vuestro camino. O puede que no. Pero, por si las moscas, hemos querido compartirla con vosotros. Ya veremos si repetimos posts de este tipo 😉 .

 

Anuncios

10 comentarios en “TRUCOS EN LA COCINA I

  1. ¡Hola! Yo uso constantemente en la cocina el tipo de trucos que vosotras explicáis. Por ejemplo cuezo una buena cantidad de garbanzos con verduras y pollo o pavo (ecológicos). Con una parte de los garbanzos cocidos hago un guiso con cebolla, pimiento, tomate, vino blanco, especias, etc. Con otra parte hago humus. Otra parte la reservo para hacer ensalada de garbanzos o para preparar hamburguesas de garbanzos o cualquier cosa que se me ocurra. Con las verduras cocidas hago una crema. Con la carne cocida de pollo o pavo hago croquetas o lasaña. Con el caldo de la cocción preparo una sopa. Así de un solo plato me salen un montón con lo que ahorro tiempo y dinero. Estoy encantada de aplicar este principio a todo lo que puedo.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Tani,
      Gracias por tu aportación. Muy interesante. Nos la guardamos y si te parece bien, cuando juntemos otra pequeña lista publicaremos otro post dedicado a esto, incluyendo tus ideas. Ojalá y más seguidores se animaran a compartir sus trucos, sumaríamos mucho más 😉
      Un abrazo fuerte.

      Me gusta

  2. Hola! He descubierto vuestra página gracias a Nora, me encantan sus fotos y ahora también me encanta vuestra página (la receta del zumo + bizcocho de calabacín es estupenda) 😊. Nosotros en casa hacemos menús semanales, los días que tenemos poco tiempo ponemos algo rápido, por ejemplo, ensalada de tomate con albahaca y tortilla francesa, es más rápido de preparar y más saludable que el sandwich de jamón y queso que nos preparábamos antes. Cocina el que llega primero a casa. No tenemos patatillas, si viene alguien les ofrecemos unas aceitunas (las aliñamos nosotros es muy fácil, hay muchas recetas por internet, y quedas genial con los invitados 😉). Tenemos refrescos y cervezas, y también naranjas de zumo e infusiones… Y así andamos, cada día un poco mejor aunque caemos en la tentación de vez en cuando…

    Le gusta a 1 persona

    • Hola M.Angeles,
      Bienvenida. Nora es mucha Nora 😉 Nos alegra que nos hayas conocido a través de ella. Y nos alegra mucho también que compartas tantas ideas con nosotras. Lo de aliñar las aceitunas nos lo apuntamos, tenemos que probarlo yaaa! Lo de caer en la tentación de vez en cuando es normal…. a todos nos pasa!!! 🙂 Feliz tarde guapa.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s