Recordando invitados: 5 GRANDES SIN PELOS EN LA LENGUA

recordando invitados 5 grandes sin pelos en la lengua

Leo y releo este post y siempre llego a la misma conclusión: es un post que vale su peso en oro. Y no precisamente por el trabajo de Jaque, sino por el trabajo y el desparpajo detrás de estas 5 Grandes sin pelos en la lengua. No cualquiera se presta a desnudarse de esta manera. No cualquiera se presta a desvelar cosas tan íntimas. Y no cualquiera tiene gestos así de manera desinteresada y altruista. Estas 5 chicas fueron la mar de generosas y la mar de empáticas. Si dudaron participar, en Jaque no nos enteramos… Su respuesta fue Sí a la propuesta y a por todas fueron.

En una semana marcada por ese furor mediático que viene de la mano de “El día de…” -ya sabéis que yo no soy de “días de…” pues todos los días lo son, o deberían serlo…- viene bien releer este post o leerlo por primera vez para 1) ser conscientes de TODO lo que un cáncer conlleva o para 2) quizás, si tengo o he tenido cáncer, poner en práctica algo de lo que estas chicas nos cuentan o, al menos, sentirme identificad@ y, por tanto, menos sol@.

Caminantes, ¿el deseo sexual se queda en el fondo del armario cuándo el cáncer hace acto de aparición? Caminantes, ¿es fácil enfrentarte a noches de pasión cuando te sientes insegura porque ya no tienes una de tus mamas, o, las dos? Caminantes, ¿será necesaria la ayuda de algún profesional para afrontar esto? Caminantes, ¿vuestra pareja estará igual de asustada? Caminantes, ¿será la comunicación clave en momentos así?

Todo esto y mucho más aquí:

https://jaquealcancer.com/2017/10/19/5-grandes-sin-pelos-en-la-lengua/

Y antes de despedirme y desearos un buen ecuador de semana, tengo que sí o sí hacer referencia a Ari. La última Grande sin pelos en la lengua. Ari brilla en el cielo desde hace un par de semanas. Y no sabéis como lo siento. El otro día contaba esto y alguna cosa más en el Instagram de Jaque… Y creo que volver a recordarla es nuestro mayor homenaje, porque como dice Mary Poppins en su regreso, hay cosas que, aunque no veas, nunca se pierden.

“(…) Ari era honesta y valiente también, y no tenía pelos en la lengua. Así la vimos en aquella colaboración que, en breve, recordaremos. Su eterna sonrisa y buen humor y sus infinitas ganas de vivir traspasaban su cuenta de Instagram. Leerla era una incesante y formidable lección de vida (…)”

Gracias y mil veces gracias Ari por tanto que nos diste. Hasta siempre.

Anuncios

CUANDO EL HIERRO ESTÁ BAJO

hierro

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Parece que últimamente este diagnóstico “tengo el hierro por los suelos” me persigue. Y no precisamente por padecerlo yo. Ni siquiera mi socia. Ni siquiera nuestra Nora. Pero si personas con presencia en mi vida. Presencia con mayor o menor intensidad, pero presencia importante -ya sea de un modo, ya sea de otro- a fin de cuentas. Y ya os adelanto que, si de motu propio no leen este post, me encargaré personalmente de que lo lean, aunque para ello me tilden de pesada. ¡Jejeje! Y es que estas personas me han inspirado para este post. Y me han hecho re-pensar en lo importante que es tener el hierro bien, estar fuertes de verdad, y no padecer anemias ferropénicas (suelen ir de la mano con algunos/todos estos síntomas: debilidad, falta de energía, pérdida de peso y dolores de cabeza). Y esto, también puede ser el pan nuestro de cada día cuando el cáncer irrumpe en nuestras vidas. Así que, vamos a ver que es el hierro, que tipos hay, como lo absorbemos y que alimentos contribuyen a que mi hierro esté en estado óptimo y, ya de paso, algún que otro consejillo más. Al lío. Sigue leyendo

TRUCOS EN LA COCINA I

20160804_trucoscocina_judias-1

Foto | Nora Zubia @slowandchic

No es fácil cambiar los hábitos alimenticios de una casa. Cuesta empezar y cuesta mantenerse. Lo hemos vivido. Lo estamos viviendo. ¿Los motivos? Unos cuantos. Analicemos dos:

Por un lado, todos queremos ser súper hombres o súper mujeres que hagan de todo y sirvan para todo. Nos enfrascamos en unos ritmos de vida vertiginosos que a veces no nos dejan hueco ni para respirar. La falta de tiempo para hacer esto y aquello es siempre nuestra tarea pendiente. Y al final, ¿a qué le solemos restar tiempo para llegar a todo? Pues muchísimas, muchísimas veces, a nuestra alimentación. Confesadlo: ¿cuántos de vosotros llegáis tan cansados a casa después de una intensa jornada qué con tal de no poneros a cocinar cenáis lo que sea? Sigue leyendo