LA SANDÍA

LA SANDIA

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Con estos calores parece que las ganas de consumir cosas fresquitas apetecen más que nunca, ¿verdad? La fruta figura en la lista de esas cosas frescas que nuestro paladar admite mejor cuando el calor aprieta… ¡Qué suerte tenemos pues! El verano implica una buena variedad de frutas frescas. Y una de ellas es… ¡la sandía!

La sandía refresca. Pero también aporta un sinfín de cosas buenas para nuestra salud. Si a estas dos premisas le sumamos lo sabrosa y lo económica que es, la conclusión es tajante: amigos caminantes, ¡todos a consumir sandía a la de ya! 😊. Es ideal sola, con limón – ¡sí, sí! ¡probadla así! -, en zumos, en gazpachos, incluso en ensaladas o como ingrediente estrella de unos ricos y sanos polos helados de frutas.

Y ahora, al grano.

¿En qué es especialmente rica la sandía?

  • Agua.
  • Vitamina A.
  • Vitamina C.
  • Licopenos y betacarotenos.
  • Citrulina. Buena parte de este aminoácido no esencial se encuentra en la parte blanca que se halla alrededor de la pulpa. Tenedlo en cuenta, para que no desechéis esa parte y para que agrandéis vuestros mordiscos 😉.

¿Y cuáles son sus propiedades?

  • Ayuda a prevenir y/o tratar la deshidratación.
  • Alivia el dolor muscular tras la realización de ejercicio físico, por lo que es ideal para deportistas.
  • Disminuye el riesgo de sufrir y desarrollar enfermedades de la vista. Por ejemplo: cataratas y degeneración macular.
  • Ayuda a controlar la tensión arterial y estimula la relajación y la dilatación de los vasos sanguíneos. Gracias a esto, contribuye a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, reduciendo además considerablemente el riesgo de sufrir infartos.
  • Previene y reduce el estrés oxidativo producido por los indeseables radicales libres.
  • Reduce la inflamación.
  • Disminuye el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer como el de próstata, el de estómago, el de esófago y el de páncreas.
  • Controla y/o reduce el crecimiento tumoral.

*** Ojo al dato si sufro de intestino irritable. Es estos casos, el consumo de sandía puede derivar en flatulencias, diarreas o hinchazón abdominal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s