LA REMOLACHA

REMOLACHA

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Batiburrillo de ideas en mi cabeza. Sentimientos que afloran. Y un no saber por dónde empezar este post debido a mi estado personal actual. Y estaréis pensando, ¿por qué tanto lío para hablar de la remolacha? Pues sí. Y tenéis razón. ¿Pero no os sucede que según estéis a nivel personal vuestro trabajo toma un aire u otro? Eso es justo lo que me está sucediendo a mí en este momento. Penúltimo día de marzo y por aquí andamos ya preparando un post que se publicará justo a la vuelta de Semana Santa. Se avecinan semanas intensas y un parón en Jaque. Primer parón desde que esta aventura comenzara hace ya más de un año. Y entonces, justo hoy, que entraba en nuestros planes adelantar trabajo y sentarnos a editar un post sobre la remolacha, os asomáis nuevos caminantes por aquí. O quizás no tan nuevos, pero sí nuevos interactuando con nosotras. Y nos agradecéis nuestra labor. Y encima de maneras bonitas y halagadoras. Y entonces nos inyectáis ánimos -a veces tan necesarios- y la convicción de que todo esto sirve para algo. Y entonces, el post de la remolacha da un giro y se torna en un POST SOBRE LA REMOLACHA. ¡Gracias, gracias y más gracias! Sigue leyendo

LA ESTEVIA

estevia

Foto | Nora Zubia @slowandchic

¡Oh la estevia! ¡Cuánto hemos oído hablar de ti en los últimos tiempos! ¿Verdad caminantes? Tanto que ya te vemos incluso por las estanterías de muchos supermercados… Pero, ¡ojo! Normalmente esa estevia tan comercializada y con un precio tan bajo, levanta sospechas y no son sospechas infundadas. Si leéis la etiqueta os daréis cuenta que poco tiene de estevia verdadera y natural…

Aunque parezca algo novedoso y moderno lo cierto es que la estevia lleva siglos empleándose como planta medicinal y como edulcorante natural. Esta planta procede de Sudamérica y sorprende que, pese a su sabor intensamente dulce -para que os hagáis una idea, su poder edulcorante supera entre 30 y 40 veces al poder edulcorante de la sacarosa-, no contenga ni una sola molécula de azúcar. Es el único edulcorante natural cien por cien seguro: su índice glucémico es de cero y no cuenta con ninguna caloría. Esto la convierte en favorable tanto para personas obesas como para personas diabéticas. Sigue leyendo

EL AJO NEGRO

ajo-negro

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Hace ya tiempo os presentamos al señor ajo y a sus múltiples propiedades. Hoy, os presentamos a uno de sus primos: el señor ajo negro. Si la lista de virtudes del ajo ya era grande, la del ajo negro en grandísima…

¿Qué es exactamente el ajo negro?

Es ajo crudo fresco pero fermentado de manera natural tras un proceso que oscila entre los 60 y los 90 días.

¿Cómo es? ¿A qué sabe? ¿Cómo huele? ¿Cómo lo como?

Como su nombre indica, es negro. Y a pesar de que su color pudiera apuntar a un sabor tremendamente fuerte, la realidad es que no. Su sabor es mucho más  llevadero que el del ajo tradicional y, de hecho, en poco se parece al clásico sabor del ajo. Nosotras diríamos que tiene un sabor curioso, sorprendente y agradable. Su olor, también es mucho más suave. En cuanto a su textura, es blandengue y “pringosillo”. A nosotras nos gusta añadírselo a nuestras tostadas de pan de centeno, bien solas con ajo negro -un aperitivo magnífico- o bien con aguacate, pimienta negra y AOVE , mmm… ¡riquísimas! Sigue leyendo

ALIMENTOS QUE SUBEN EL AZÚCAR EN SANGRE

alimentos-que-suben-azucar-en-sangre

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Hace algunas semanas dedicábamos un post a aquellos alimentos que nos ayudaban a mantener el azúcar en sangre a raya. El asunto así estaba cojo, y había que dedicarle también un post a aquellos alimentos que justo hacen lo contrario: que el azúcar nos suba. Ya puestos, vamos a enfatizar también lo importante que es mantener los niveles de glucosa estables a lo largo del día. Para conseguir esto, hay que controlar los picos bruscos de glucemia: comiendo 5 veces al día, de manera ordenada, y sin saltarnos ninguna comida, lo conseguiremos casi con toda seguridad. Esto del azúcar en sangre es importante para todos, pero fundamental para personas que tienen -o han tenido- cáncer y, obviamente, para personas diabéticas. Sigue leyendo