LA LACTANCIA MATERNA

26-sept

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Fuimos madres por primera vez hace ya casi ocho años. Repetimos experiencia tres años más tarde. Aunque aún no nos conocíamos por entonces, ya la vida nos había empezado a unir sin nosotras saberlo. Nuestros primogénitos compartirían tareas y amigos en un futuro no muy lejano.  Hoy, pasado el tiempo, echamos la vista atrás y recordamos aquellos primeros años del trabajo más difícil de nuestras vidas con cierta mezcla de sentimientos. Cuando tu primer hijo nace te invade una sensación inmensa de felicidad. Esa sensación va acompañada de un abrumador miedo a lo desconocido: ¿sabré criarlo? ¿Lo haré bien? ¿Qué es lo mejor para mi hijo? Estas son solo algunas de las dudas más recurrentes cuando comenzamos nuestra andadura de la maternidad. Si a estas incógnitas les sumamos el cansancio y el vaivén de nuestras hormonas tras dar a luz, estamos ante un cóctel molotov. Y en todo este batiburrillo de sensaciones, dudas y temores, tenemos que tomar una decisión importantísima: ¿le voy a dar el pecho a mi bebé?

¿A qué sí? ¿A qué muchas os habéis sentido identificadas? Pues bien. El objetivo de este post no es daros la chapa con el asunto. Cada persona es un mundo, hay a quien le va fenomenal con el amamantamiento y hay a quien no. A mi socia le fue de maravilla -dice que aún se emociona al pensar en el increíble lazo de unión que creó con sus hijos durante este proceso-, a mí no tanto. Pero es algo que tal vez todas las madres deberíamos intentar. A continuación, os vamos a exponer una serie de motivos que puede que os ayuden a proclamaros a favor de dar el pecho a vuestros hijos y que os den ánimos si la cosa no está siendo todo lo maravillosa que esperabais o todo lo especial que os habían contado:

  • Tu hijo come gratis.
  • Tienes unas facilidades asombrosas para ir de aquí para allá sin necesidad de cargar ni con biberones, ni con fórmulas, ni con termos de agua.
  • Tu leche es rica en azúcares, grasas, minerales, vitaminas, proteínas, enzimas y hormonas. La mayoría de estos nutrientes no pueden ser recibidos ni procesados por los bebés de otra manera. No hay fórmula en el mercado que reúna toda esta carga nutritiva.
  • Las proteínas que tu leche contiene son las de mayor valor biológico. Presentan una proporción de aminoácidos ideal para el correcto crecimiento del bebé.
  • Tu leche incluye una serie de anticuerpos que protegerán a tu bebé de inmediatas y futuras enfermedades durante más tiempo. Aquí cabe destacar el cáncer. Hay estudios que muestran como la incidencia en el número de tumores, y, sobre todo de linfomas, es mucho menor en niños de hasta quince años que fueron amamantados, y niños que no lo fueron.
  • Cuando un niño nace su flora intestinal aún no está formada. Es como una página en blanco que hay que empezar a cubrir. Comenzar este recubrimiento con tu leche es lo mejor que le puede pasar a tu hijo. A estas alturas, ya sabéis cuán importante y clave es la flora intestinal para nuestra salud.

*** Ojo: decidas lo que decidas, o tengas que decidir lo que tengas que decidir, siempre serás una buena madre. La mejor que tu hijo pueda tener 😉 .

¿Pensabais qué ya habíamos acabado? Pues no. Hay más. Por un lado, debéis saber también que las mujeres que dan el pecho durante seis meses o más tienen un riesgo menor de padecer cáncer de mama. Por otro lado, actualmente se sabe que la leche materna ejerce un efecto antitumoral. Hay estudios que lo corroboran. Esto es debido a que nuestra leche contiene, además:

¿Y qué significa todo esto exactamente? Significa que consumir leche materna estando enfermos de cáncer puede ser estupendo para el desarrollo de la enfermedad. La doctora Odile lo vivió en sus propias carnes:

http://www.misrecetasanticancer.com/2014/02/leche-materna-contra-el-cancer.html

Aquí cuenta su experiencia, y como el periódico El Mundo se interesó por su caso, tras ver que en Alicante había otra mujer con un caso similar.

No nos enrollamos más. Las cartas están sobre la mesa. Cada quien escoge como jugar su partida ;).

 

Anuncios

2 comentarios en “LA LACTANCIA MATERNA

  1. ¡Hola! Soy partidaria totalmente de la lactancia materna. Para mí fue una experiencia preciosa dar de mamar a mis hijos. Al mayor le di durante 21 meses, hasta que supe que estaba embarazada de nuevo. Después le di al pequeño solo durante 15 meses porque yo estaba muy delgada y pensaba que engordaría si dejaba la lactancia, pero no fue así. En fin, solo encuentro beneficios en la lactancia materna y desde aquí animo a todas las madres a que la practiquen. Por otro lado, tengo curiosidad por saber si es agradable o no el sabor de la leche materna para un adulto de cara a tomarla como parte del tratamiento para el cáncer.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Tani por compartir tu punto de vista y tu propia experiencia con todos nosotros. No podemos matar tu curiosidad en cuanto al sabor…. 😉 Pero imaginamos que debe de ser una mezcla de “sabores encontrados”, agradables por momentos, desagradables por momentos…. ¿no? Feliz semana, un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s