CÁNCER Y YOGA: VÍDEO PRESENTACIÓN

mireya-semelas

Muchos de vosotros ya conocéis a Mireya. Estuvo en Jaque hace algunos meses. Nos trajo un post muy interesante sobre la relación del yoga con el cáncer. Nos hablaba sobre los efectos secundarios que la enfermedad suele conllevar y explicaba cómo la práctica del yoga podía ayudar a mitigar y aplacar muchos de esos efectos: causados tanto por la enfermedad en sí misma como por los tratamientos de quimioterapia y/o radioterapia que se suelen aplicar o incluso por las cirugías a las que a veces los enfermos han de ser sometidos.

Sigue leyendo

Anuncios

YOGA Y CÁNCER POR MIREYA SEMELAS

19 MAYO

Desde que comenzamos este periplo hemos ido conociendo virtualmente a gente la mar de interesante. De estas personas, ya unas cuantas han pasado por aquí, aportando su granito de arena a Jaque y compartiendo, con nosotras y con vosotros, sus conocimientos. Hoy tenemos el placer de presentaros a otra de esas personas. Se llama Mireya. Mireya Semelas, y, desde hace algún tiempo, su vida profesional gira en torno al mundo del yoga y del cáncer. Imparte clases de yoga específicas para gente con cáncer o para gente que ha sufrido la enfermedad. Además, tiene un blog que sigue esta misma línea. Curiosead un rato, ¡os gustará! Estamos ante otra de esas grandes profesionales que se nota transmiten energía positiva, de esa que tanto nos gusta a mi socia y a mi.  Sigue leyendo

MEDITACIÓN: VIDEO TUTORIAL 3

18 MARZO.jpg

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Rematamos semana y calentamos motores para la Semana Santa con el tercer y último vídeo sobre la meditación realizado en colaboración con nuestros amigos de Karmah Yoga. En este vídeo, también de pocos minutos de duración -así que no tenéis excusa para no verlo, :), jeje- os damos las pautas para llevar a cabo un pranayama específico. Se trata de un sencillo ejercicio de respiración que os ayudará a trabajar la mente neutral. Dedicadle unos minutos a esta práctica cada día y vuestra mente, y, por tanto, vuestro cuerpo, os lo agradecerán. Eso sí, dadle tiempo al tiempo, y no penséis que con solo practicarlo un día ya notaréis los beneficios… ¡En absoluto! Todo lleva su tiempo, y, “las cosas de palacio van despacio”. Sigue leyendo