COSAS DE CASA: ¿QUÉ DEBEMOS EVITAR?

productos-toxicos

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Lo reconozco. Cuando hace ya unos cuantos años mi madre me regaló un bote de Piedra Blanca Natural, no entendí muy bien la necesidad de aquel producto. Hoy, años después y con un cambio de sentido absoluto en mi vida, lo entiendo. Y lo agradezco. ¡Mamá, gracias! Por esto, y, por tanto más 🙂 .

Pues así es. Hoy vamos a centrarnos en un tema complejo y peliagudo: los tóxicos en el hogar. Que si el detergente de lavar la ropa, que si el lavavajillas, que si el suavizante, que si los quita grasas, que si los quita manchas, que si la tintorería… Muchas cosas las sabréis, otras tantas caen de cajón y otras os dejarán un poco alucinados. No pretendemos hacer un post de agobios y dejaros con la sensación en el cuerpo de que uno ya no sabe hasta donde tiene que llegar para conseguir un estilo de vida saludable. No. Simplemente os daremos unas pautas básicas y generales que sumen y que os faciliten las cosas a la hora de elegir un producto, a la hora de decidir un procedimiento de lavado o a la hora de proceder en vuestra casa con las tareas del hogar. Así que, seguid leyendo, y no nos abandonéis ya ;).

Durante los preparativos previos al post, mi socia llegó a dos conclusiones: 1) la presbicia parece que empieza a asomar – ¿no estarás exagerando amiga? – y 2) los fabricantes se dedican a empequeñecer al máximo la letra de los componentes de sus productos para no escandalizarnos. Sencillamente, no les interesa que nos enteremos bien de lo que están compuestos sus productos. En fin. Es lo que hay…

Si os animáis, coged algún producto de limpieza que tengáis por casa y fijaros no solo en lo ridículo del tamaño de letra de su etiquetado, fijaros también en esas recomendaciones que ponen “USAR GUANTES”, “NO INGERIR”, “MANTENER FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS”, “IRRITA LOS OJOS”, “EVITAR EL CONTACTO DIRECTO Y EN CASO DE QUE LO HAYA LAVAR CON AGUA ABUNDANTEMENTE Y ACUDIR AL MÉDICO”, etc. ¡Madre mía! Pero si parecen radioactivos. Todas estas recomendaciones, la verdad es que dan que pensar, ¿no? Es evidente que vivimos rodeamos de todo tipo de tóxicos y sustancias poco recomendadas para nuestra salud. Y también es evidente que muchos de estos tóxicos y sustancias, o nos volvemos locos de remate, o no los podemos evitar. Aunque efectivamente no todos los podamos excluir de nuestra vida diaria, ser conscientes de ellos nos puede ayudar de algún modo. Es una manera de poder tomar determinadas precauciones, factibles y poco descabelladas.

¿En qué me debo fijar a la hora de escoger productos para el hogar? En este aspecto seguid siempre la máxima de “menos es más”:

  • Es mejor un único producto para varias cosas, que muchos, uno para cada tarea del hogar. La unificación funciona.
  • Es mejor un producto con pocos ingredientes que con muchos. Al menos la mayoría de las veces, y al menos, para nuestra salud.
  • En que sean ingredientes de origen natural y vegetal. Son los más recomendables.

Precauciones a la hora de manipular con los productos del hogar:

  • Usar guantes.
  • No inhalar las fragancias. Intentar olerlos lo menos posible. (Anécdota personal, embaraza de mi peque más peque, mi sentido del olfato se agudizó hasta límites insospechables y mi gusto hacia unos olores determinados cambió esos meses. Y mi pasión era oler, como si me lo fuera a comer, el producto que en aquel entonces utilizaba para fregar el suelo de mi casa… ¡lo qué es el no saber!).
  • Tener cuidado extremo con los ojos.

Ingredientes menos aconsejables:

  • Fosfatos.
  • Derivados del petróleo.
  • Tensioactivos.
  • Antibacterianos. Ejemplo: triclosán. ¿Os acordáis de él? Es aquel componente tan típico en las pastas de dientes que puede comportarse como un disruptor endocrino (todo apunta a que su relación con el cáncer de mama es estrecha).
  • Aromas, colorantes y conservantes.

Productos y procedimientos que nosotras hemos desterrado:

  • Suavizante para la ropa.
  • Quita manchas para la ropa.
  • Quita grasas agresivos.
  • Insecticidas químicos.
  • La limpieza en seco. No podemos evitarla siempre, siempre, pero antes, si una prenda podía lavarse en casa o en la tintorería, a veces por cuestión de tiempo o comodidad, iba a la tintorería sin más. Ahora ya no. Ahora solo van a la tintorería esas prendas que si no se lavan en seco se echarían a perder. Y, es más, a la hora de comprar, ya nos fijamos en este detalle en la etiqueta. A veces, si estamos indecisas con adquirir una prenda o no, este detalle hace que nos decidamos ;). En caso de tener que echar mano de la tintorería finalmente tenemos los siguientes cuidados: la airemos un rato y nunca nos la ponemos tras haber salido de la tintorería, es recomendable esperar al menos un par de horas antes de utilizarla. ¿Por qué todo este rollo con la limpieza en seco? Porque se utilizan una gran cantidad de solventes que se cree pueden inducir cáncer.

Soluciones y alternativas a algunas cosas:

  • Para evitar el uso de insecticidas químicos llenos de piretroides, carbamatos, organofosforados (sustancias altamente tóxicas y cancerígenas), utilizar citronela, instalar mosquiteras o, como aconseja la doctora Odile, recortad unas tiras de papel y untarlas con miel).
  • Para evitar el uso de suavizantes. Acostumbrarnos a que la ropa no tiene porqué salir tan suave de la lavadora ni oliendo a rosas.
  • Para evitar el uso de quita manchas. Utilizar opciones de jabones naturales. El mítico jabón Lagarto o el jabón Teide son dos opciones estupendas. Nosotras que tenemos niños os podemos asegurar que son eficaces. Ejemplo: ¿Mancha de salsa de tomate? Froto con un poco de agua y alguno de estos jabones antes de meter la prenda en la lavadora y, ¡mano de santo!
  • Para evitar el uso de quita grasas agresivos. La arriba mencionada Piedra Blanca. Se trata de una especie de espuma ecológica hecha con productos naturales que se humedece con una esponjilla y que se puede aplicar sobre todo tipo de superficies, vitrocerámicas, zapatillas de deporte… Funciona de maravilla. Desengrasa, limpia y abrillanta sin problema y sirve incluso para limpiar plata. Vamos, una auténtica monería.
  • Si somos valientes, decididos y tenemos claro que queremos ir más allá, siempre podemos recurrir a productos de tiendas ecológicas como detergentes para la ropa de base vegetal, o a marcas que ya apuestan por esta línea y han lanzado productos más o menos asequibles como es el caso de Froggy -nosotras utilizamos algunos de sus productos y van genial- o a recetas caseras -de detergentes para la ropa, de limpiacristales, de detergentes para fregar…-, o simplemente, podemos hacer memoria y recordad como se desinfectaba y abrillantaba antaño: limón, vinagre y bicarbonato, fórmula longeva que no solo limpia, ¡también abrillanta y desinfecta!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “COSAS DE CASA: ¿QUÉ DEBEMOS EVITAR?

  1. ¡Hola! Me alegro mucho de que hayáis escrito sobre este tema que es tan importante y que me tocó tan de lleno. Como yo tuve que lidiar con el cáncer y con la intolerancia a los productos químicos tuve que tomar decisiones drástricas y sustituir absolutamente TODOS los productos de limpieza de la casa y de higiene personal que utilizaba. Por desgracia la gran mayoría de productos convencionales que venden para la limpieza son tóxicos y cuando los tocamos o respiramos nos van envenenando sin que nos demos cuenta. Las fragancias artificiales que les ponen aunque nos parezcan agradables al olfato la realidad es que son perjudiciales y hay que evitarlas a toda costa. Tal como vosotras habéis dicho los productos de limpieza tóxicos se pueden sustituir por otros naturales. Por ej. el vinagre es un buen sustituto del suavizante y su olor en la ropa desaparece al secarse. Hay libros como “Hogar sin tóxicos” que dan pautas sencillas al respecto. En la lista de productos que habéis desterrado no habéis puesto los ambientadores químicos (quizá por olvido). Para mí son lo peor de lo peor junto a las velas aromáticas. Ambas cosas son totalmente desaconsejables y su uso puede propiciar la sensibilidad química múltiple, que es una enfermedad crónica. A mí se me desencadenó precisamente por inhalar durante unas horas el perfume de una vela aromática y a partir de ahí empecé a no tolerar ningún producto químico. Dos meses después me diagnosticaron el cáncer. No sé bien la relación que hubo entre ambas patologías, solo sé que sufrí las dos al mismo tiempo. No he usado ningún producto de la marca Froggy que habéis dicho, pero sí de Jabones Beltrán y recomiendo sus productos. Además tienen una gama muy amplia.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Tani! Qué comentario más enriquecedor…. Nos apuntamos varias cosas. Lo del vinagre (que también hemos visto por IG que lo mencionaban, nosotras lo desconocíamos), lo del libro, lo de Jabones Beltrán y lo de las velas (no lo habíamos pensado!)…. Como bien dices no inlcuímos los ambientadores químicos en esa lista, y no lo hicimos porque nunca los hemos utilizado y por eso se nos pasaron por completo! Como siempre, muy agradecidas…. Esto es un fluir continuo de aprendizaje, por vuestra parte y por la nuestra. Nos encanta! Un abrazo 🙂

      Me gusta

  2. Encantada de poder aportar mi granito de arena para que haya una mayor concienciación sobre este tema. La verdad es que hasta que no enfermas no te paras a pensar en lo perjudiciales que son tantos de los productos que usamos en casa o si lo piensas no los cambias porque crees que a ti no te va a pasar nada, que las autoridades sanitarias tienen sus controles, etc. Esto es un gran error. No te pasa nada hasta que te pasa y entonces tienes que sufrir las consecuencias de algo que quizá podrías haber evitado. ¿Cómo podía imaginarme yo que por inhalar el perfume de una vela aromática encendida (regalo de una amiga) iba a enfermar de tal manera y a complicar tanto mi vida? No hay que confiarse, los controles que hacen las autoridades sanitarias de los productos químicos que utilizamos en casa dejan un montón que desear, son completamente insuficientes y hay mucho vacío legal al respecto. Por ej. se investigan algo los posibles efectos adversos de un producto en particular pero no los efectos que produce al sumarlo con otros. En fin, de este tema y de su posible relación/vinculación con el cáncer se podría hablar largo y tendido. Hemos de poner todo nuestro empeño en evitar las cosas que nos puedan hacer enfermar.

    Le gusta a 1 persona

    • No podemos más que darte la razón en todo lo que has expuesto ahora…. Es una pena que las cosas funcionen así, pero como darle vueltas no nos va a ayudar, mejor hacer cosas que si nos ayuden 😉 ¡Sumando sumando! Feliz tarde bonita!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s