CÁNCER Y YOGA: VÍDEO PRESENTACIÓN

mireya-semelas

Muchos de vosotros ya conocéis a Mireya. Estuvo en Jaque hace algunos meses. Nos trajo un post muy interesante sobre la relación del yoga con el cáncer. Nos hablaba sobre los efectos secundarios que la enfermedad suele conllevar y explicaba cómo la práctica del yoga podía ayudar a mitigar y aplacar muchos de esos efectos: causados tanto por la enfermedad en sí misma como por los tratamientos de quimioterapia y/o radioterapia que se suelen aplicar o incluso por las cirugías a las que a veces los enfermos han de ser sometidos.

Sigue leyendo

Anuncios

YOGA Y CÁNCER POR MIREYA SEMELAS

19 MAYO

Desde que comenzamos este periplo hemos ido conociendo virtualmente a gente la mar de interesante. De estas personas, ya unas cuantas han pasado por aquí, aportando su granito de arena a Jaque y compartiendo, con nosotras y con vosotros, sus conocimientos. Hoy tenemos el placer de presentaros a otra de esas personas. Se llama Mireya. Mireya Semelas, y, desde hace algún tiempo, su vida profesional gira en torno al mundo del yoga y del cáncer. Imparte clases de yoga específicas para gente con cáncer o para gente que ha sufrido la enfermedad. Además, tiene un blog que sigue esta misma línea. Curiosead un rato, ¡os gustará! Estamos ante otra de esas grandes profesionales que se nota transmiten energía positiva, de esa que tanto nos gusta a mi socia y a mi.  Sigue leyendo

EL EJERCICIO FÍSICO

9 MARZO

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Muchas veces relacionamos el estar enfermos o cansados con la ausencia de ejercicio físico. Parece que, si uno padece alguna dolencia o enfermedad, debe dedicarse al reposo absoluto. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En aquel famoso post sobre los neurotransmisores se veía claramente en aquel cuadro-resumen cómo la práctica de ejercicio físico de manera regular provocaba el correcto funcionamiento de la noradrenalina norepinefrina, el neurotransmisor que se encarga de reducir el estrés y la pena, así como de mejorar la concentración y la capacidad de pensar. Sigue leyendo

YOGA

DEF YOGA

Comencemos por el principio. ¿Qué es el yoga?

El yoga es una disciplina de más de 5000 años de antigüedad. Nació en la India con el objetivo de trabajar y desarrollar tanto la parte física como la parte mental de las personas para así conseguir un equilibrio pleno en las personas. Las habilidades fundamentales que se trabajan en la práctica del yoga son:

  • Tonicidad.
  • Flexibilidad.
  • Estiramiento.
  • Fuerza.
  • Relajación.
  • Control de la respiración.
  • Enfoque.
  • Concentración.
  • Autocontrol.
  • Meditación.

El trabajo en una clase de yoga ha de ser suave y sin presiones ni exigencias de ningún tipo. Cada quien marca su ritmo de trabajo. Por eso, aunque estemos cansados o no estemos en nuestro mejor momento personal –tanto físico como anímico- es una práctica física muy recomendable.

Los beneficios que esta práctica conlleva son verdaderamente amplios. En el siguiente link podéis ver al detalle todos y cada uno de sus beneficios. Tanto para una persona sana como para una persona enferma de cáncer.

Veamos. ¿Recordáis qué uno de nuestros primeros posts se lo dedicamos a la tranquilidad? Verdad qué os contamos qué era una pieza fundamental en el entramado para darle jaque al cáncer?  Pues bien, a veces no podemos alcanzar esa idílica tranquilidad sin una ayuda externa. El yoga puede llegar a ser esa ayuda externa. Puesto que, como acabamos de ver, aprenderemos a controlarnos a nosotros mismos, aprenderemos a respirar mejor y a controlar nuestra respiración. Esta práctica nos dará una mayor capacidad de enfoque y concentración y con ello mayor capacidad para todo. Desde trabajar mejor hasta dormir mejor. Y, con el tiempo, llegaremos a meditar: algo básico y fundamental para el dominio absoluto de nuestra mente (ya hablaremos largo y tendido sobre la meditación en un futuro post).

Por si esto no os convence, os contamos además que la buena alianza yoga-cáncer está demostrada. Hace algunos años se llevó a cabo un estudio en Estados Unidos que plasmó cómo la práctica de yoga entre pacientes oncológicos había mejorado su calidad de vida: vencieron ese insomnio que muchas veces el cáncer ocasiona y percibieron un cansancio generalizado mucho menor. El resultado fue tan bueno que incluso se llegó a afirmar que cualquier enfermo de cáncer debía recibir, además de sus sesiones de quimio o de radio, sus sesiones de yoga J

Y como encima parece que últimamente el yoga está más de moda que nunca, tenemos la excusa perfecta para empezar a practicarlo. Eso sí, cuidado con esto. Las modas propician el boom de las cosas y con ello la falta de verdaderos profesionales en el campo. Busquemos siempre un buen profesional o centro que nos guíe en el asunto.