Recordando invitados: MAMÁ SE VA A LA GUERRA

mama se va a la guerra

Muchos son los invitados que han ido pasando por Jaque. Y que lo seguirán haciendo. Pendientes de dar el pistoletazo de salida de invitados en este 2018, iremos recordando algunos de los posts dedicados a estos invitados desde que Jaque comenzara su andadrua.

Son posts que valen su peso en oro. Son posts que aportan mucha luz, mucha energía de la buena y mucho buen talante. Y, por tanto, son posts imprescindibles que no deben caer en el olvido y que deben ser leídos por todos vosotros. ¡Sin excepción!

La primera invitada que recuperamos es Mamá se va a a la guerra. Quizás os suene porque últimamente su presencia en medios es constante gracias a su participación en Diario de Vida http://bit.ly/2lSn0CW. Nosotras la entrevistamos en noviembre de 2016. Reconocemos que nos costó trabajo escribir una introducción a la altura… ¡las lágimas afloraban en cuanto empezábamos a teclear! El resultado fue este:

https://jaquealcancer.com/2016/11/14/mama-se-va-a-la-guerra/

Os recomendamos muy mucho que le echéis un vistazo, ya sea por primera vez, ya sea por segunda… ¡o tercera! 😉 Leer a Cristina es siempre muy positivo, pese a su dificilísimo camino, lo está recorriendo de una manera tan sorprendente como maravillosa.

¡¡¡Gracias infinitas de nuevo Mamá se va a la guerra!!! Y, como siempre, chapeau!

 

MAMÁ SE VA A LA GUERRA

img-20161109-wa0033

Son las 4 de la tarde. Los niños están en el cole. De fondo suena música de piano y tenemos un té verde calentito esperando a ser disfrutado sorbo a sorbo. Hace un rato nos avisaron que la entrevista ya estaba lista y enviada. Ahora que estamos cómodas y tranquilas es el momento de leerla. Nos lo pensamos un par de minutos…. Cristina nos dijo que había llorado al contestarla y eso nos asusta un poco. Tenemos ya un nudo en la garganta, porque, pensándolo de nuevo, ¿si ella ha llorado?… ¿Qué va a pasar con nosotras? ¡Madre mía! ¡Allá vamos! Activamos el ordenador. Abrimos el correo. Y ahí está, esperando como agua de mayo a que, primero nosotras, y luego vosotros, la leáis.

Respiramos hondo. Empezamos a leer. Se nos ponen los pelos de punta en cuanto leemos la primera frase de la primera respuesta, se nos ponen los ojos llorosos en cuanto terminamos de leer la tercera frase. Lloramos inevitablemente al terminar de leer por completo la primera respuesta. Nos sonamos. Soplamos. Sorbemos un poco de té. Y seguimos. Ya no escuchamos la música de piano. Se percibe allá a lo lejos. Ahora lo que resuena en el ambiente son las palabras de Mamá se va a la guerra. Su tremenda historia. Su tremenda lucha. Su tremenda energía. Su tremenda paciencia. Su tremendo empuje incluso en los peores momentos.

Sí, no es broma. Hoy os traemos una entrevista a la mismísima Mamá se va a la guerra. Sigue leyendo