QUÉDATE A MI LADO

acompañantes

Y mientras suena Nuvole Bianche de Ludovico Einaudi siguen revoloteando en mi cabeza mil ideas respecto a cómo afrontar la introducción de este post… Son muchas las ideas que van cogiendo forma por aquí, y muchos los posts que traspasan ordenadores, tabletas y móviles para llegar de verdad a vuestras bandejas de entrada de la vida. El post de hoy también quiere llegar a esas bandejas. ¿Lo conseguiremos? No todos los días rendimos tributo absoluto a esas personas a las que les ha tocado un papel “secundario” en esos caminos del cáncer… -decimos “secundario”, aunque, y que ningún caminante se nos ofenda, bien podrían ser principales, que no protagonistas, ¿verdad?-. El caso es que esta dificultad que se nos cuela escribiendo esta introducción es consecuencia directa de que somos totalmente conscientes de lo crucial que es desempeñar el papel de ACOMPAÑANTES. Sabemos también lo complicado y tremendo que es. Y lo sabemos de verdad de la buena… buena… buena….

Caminantes adultos con vuestro permiso: (caminantes no adultos, quizás un día hagamos un homenaje a vuestros acompañantes también 🙂 )

Un ¡hurra! por esos acompañantes que no saben si ese “estoy bien, gracias” que les decís es real o es ciencia ficción.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que sobrellevan como pueden el veros sin ganas de comer.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os cuentan un chiste tonto en un intento de sacaros una media sonrisa.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os llaman mil veces al día para ver qué tal estáis.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os escuchan sin cesar y sin pestañear.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que no dejan de comerse la cabeza pensando en qué más pueden hacer.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que muchas veces sufren. En silencio.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que priorizan sus vidas a la vuestra.

Y ahora damos a paso a nuestros actores principales de hoy. Marta, Sara, Rosa, José María, Miriam, Isabel, Zania, Isidoro, y Paula, no sabéis lo muchísimo que os agradecemos estas entrevistas a corazón abierto. Gracias por vuestro tiempo y por vuestra ayuda y por hacernos llorar y reír mientras preparábamos este post. Y, claro está, por todo el aprendizaje que nos dejáis. Ojalá y leeros pueda ayudar a muchos acompañantes. ¡Seguro qué sí!

(*** ¡Ojo al dato! En este post hay historias de todo tipo. Más o menos complicadas. Con acompañantes aún en activo y con acompañantes que ya llegaron a buena meta. ¡Ojo al dato! La respuesta a la última pregunta en cada entrevista seguro os deja a todos pasmados, igual que a nosotras. ¡Ojo al dato! Buscad la “negrita verde” de cada acompañante. Son detalles diferentes, positivos, constructivos, etc. que nos ha parecido interesante resaltar ***)

Sigue leyendo