Recordando invitados: QUÉDATE A MI LADO

recordando invitados quedate a mi lado

En un proceso de enfermedad como el cáncer, todo suma y todo cuenta. Hasta, por supuesto, esas personas que nos acompañan cada día en nuestras subidas y en nuestras bajadas. Esas personas que interpretan un papel secundario cuando el cáncer irrumpe en nuestras vidas, pero ojo, un papel que, no por ser secundario es menos importante.

Hace tiempo rendíamos tributo a esos Acompañantes con un post emocionante e increíble. Un post que pudo ver la luz gracias a la generosidad de algunos caminantes y acompañantes. Y un post que fue fruto directo de vuestra inspiración: caminantes y acompañantes que cada día asoman por Jaque y caminantes y acompañantes del mundo en general que de un modo u otro llegan a mí.

Hoy los recordamos. Buena oportunidad para re-leerlos y quizás, para re-aprender e inspirarnos mucho, mucho…

Marta, Sara, Rosa, José María, Miriam, Isabel, Zania, Isidoro, y Paula, me encanta volver a veros por aquí. Sé que muchos de vosotros estáis fenomenal, sé que algunos otros estáis otra vez en pleno camino, sorteando alguna piedra nueva: volando va mucha fuerza y mucha energía de la buena para ese nuevo proceso. Y, a esos a los que os he perdido la pista, espero de corazón, que vaya todo bien…

Y sin más preámbulos, he aquí ese Gran post.

https://jaquealcancer.com/2018/03/22/quedate-a-mi-lado/

¡¡¡Muchas gracias de nuevo a todos los que en su día participasteis!!!

Caminantes, Acompañantes, un abrazo grande para todos.

QUÉDATE A MI LADO

acompañantes

Y mientras suena Nuvole Bianche de Ludovico Einaudi siguen revoloteando en mi cabeza mil ideas respecto a cómo afrontar la introducción de este post… Son muchas las ideas que van cogiendo forma por aquí, y muchos los posts que traspasan ordenadores, tabletas y móviles para llegar de verdad a vuestras bandejas de entrada de la vida. El post de hoy también quiere llegar a esas bandejas. ¿Lo conseguiremos? No todos los días rendimos tributo absoluto a esas personas a las que les ha tocado un papel “secundario” en esos caminos del cáncer… -decimos “secundario”, aunque, y que ningún caminante se nos ofenda, bien podrían ser principales, que no protagonistas, ¿verdad?-. El caso es que esta dificultad que se nos cuela escribiendo esta introducción es consecuencia directa de que somos totalmente conscientes de lo crucial que es desempeñar el papel de ACOMPAÑANTES. Sabemos también lo complicado y tremendo que es. Y lo sabemos de verdad de la buena… buena… buena….

Caminantes adultos con vuestro permiso: (caminantes no adultos, quizás un día hagamos un homenaje a vuestros acompañantes también 🙂 )

Un ¡hurra! por esos acompañantes que no saben si ese “estoy bien, gracias” que les decís es real o es ciencia ficción.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que sobrellevan como pueden el veros sin ganas de comer.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os cuentan un chiste tonto en un intento de sacaros una media sonrisa.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os llaman mil veces al día para ver qué tal estáis.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que os escuchan sin cesar y sin pestañear.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que no dejan de comerse la cabeza pensando en qué más pueden hacer.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que muchas veces sufren. En silencio.

Un ¡hurra! por esos acompañantes que priorizan sus vidas a la vuestra.

Y ahora damos a paso a nuestros actores principales de hoy. Marta, Sara, Rosa, José María, Miriam, Isabel, Zania, Isidoro, y Paula, no sabéis lo muchísimo que os agradecemos estas entrevistas a corazón abierto. Gracias por vuestro tiempo y por vuestra ayuda y por hacernos llorar y reír mientras preparábamos este post. Y, claro está, por todo el aprendizaje que nos dejáis. Ojalá y leeros pueda ayudar a muchos acompañantes. ¡Seguro qué sí!

(*** ¡Ojo al dato! En este post hay historias de todo tipo. Más o menos complicadas. Con acompañantes aún en activo y con acompañantes que ya llegaron a buena meta. ¡Ojo al dato! La respuesta a la última pregunta en cada entrevista seguro os deja a todos pasmados, igual que a nosotras. ¡Ojo al dato! Buscad la “negrita verde” de cada acompañante. Son detalles diferentes, positivos, constructivos, etc. que nos ha parecido interesante resaltar ***)

Sigue leyendo

LOS ACOMPAÑANTES

ACOMPAÑANTES

Foto | Nora Zubia @slowandchic

Ayer compartíamos esto en redes sociales. Os lo dejamos por aquí… caminantes, y, ¡acompañantes de caminantes! ¡Feliz día a todos!

Ser el actor principal de la película es complicado. Pero también lo es ser uno de los actores secundarios. La película de nuestra vida la protagonizamos nosotros. Y la secundan un montón de personas, familiares y amigos, casi siempre…

¡Oh sí! Hoy queremos hacer un guiño a esas personas que nos acompañan en nuestros caminos. Personas que, somos muy conscientes, habemus muchas por aquí 😉 …

Personas que tiran del carro cada día. Personas que nos alientan e intentan sacarnos una sonrisa día sí, día también. Personas que quisieran llorar más de lo que a veces se les permite o pueden. Personas que sueñan con nuestra recuperación de la misma manera que lo hacemos nosotros. Personas que posponen sus planes solo para estar cerca de nosotros. Personas que dejan de vivir su vida al cien por cien, para embaucarse en nuestra aventura y darnos todo y más.


Acompañantes, ¡ole y más ole! Sois importantes. Sois cruciales. Sois la pera. Pero, ¿sabéis qué? También debéis cuidaros. También debéis sonreír ante vuestros logros personales. También debéis saber disfrutar. También debéis seguir viviendo… Y he ahí, el quid de la cuestión: saber donde está ese punto medio, ese punto en el que podamos, sin dejar de ayudar y acompañar a nuestros protagonistas absolutos, seguir disfrutando, sin necesidad de anularnos por completo. Porque eso nos da vida y buena energía. Y esa vida y esa buena energía son fundamentales para nosotros, pero también para nuestros enfermos.

Pensadlo un momento. Detened el tiempo. Y, si os habíais embaucado en un bucle en el que no os permitíais ni reír ante un chiste, ¡stop! Porque ese, no es el buen camino… ni para vosotros ni para vuestros protagonistas…